Octubre 21, 2017

EN RESUMEN

Esbozo para un cuadro histórico de los progresos de la alienación social

Cuando pensamos en estos diez años, en la forma que han dado al espíritu del tiempo, en la trama que han tejido, sobre la que las figuras de la inconsciencia bordan sus previsibles entrelazamientos, pensamos primero en la impotencia, después en la inquietud. Impotencia de los individuos cuya vida entera está más que nunca sometida a las delirantes exigencias del presente sistema de producción, y cuya lamentable charlatanería justificativa, su falso cinismo y su fingida euforia no hacen sino volver más manifiesta. Inquietud que se apodera de ellos cuando ven, y lo ven casi a cada instante, que las compensaciones que han creído encontrar a cambio de su renuncia, resultan, incluso como ínfimas satisfacciones materiales, extremadamente precarias, porque están completamente envenenadas por la realidad del trabajo alienado que es su origen, y cuya proliferación no ha hecho más que extender la miseria y la nocividad.

A pesar de esa descomposición objetiva del soporte material de la ilusión, la inquietud que corroe a la inmensa mayoría de nuestros contemporáneos, y ante todo a esos falsos ricos que son los verdaderos ‘nuevos pobres’ (los que la inversión de la mentira oficial denomina así son, en cambio, los pobres de siempre), a los empleados del sistema que acceden a su falsa riqueza, esa inquietud no les impulsa de ninguna manera a la rebelión.

Parece que, al contrario, les hace aferrarse todavía más desesperadamente a las realidades sintéticas distribuidas por la producción mercantil, como el neurótico se aferra a los síntomas de su enfermedad, sustitutos de una satisfacción que no ha tenido lugar. Muy generalmente, desde hace diez años hemos visto reforzarse las ligaduras que mantienen a los hombres amarrados a su desgracia; las cuales, aunque no llegaron a romperse en ninguna parte, se habían aflojado por un momento. Y al mismo tiempo hemos visto esa desgracia, la desgracia histórica de la alienación social, universalizarse hasta el punto de no quedar fuera de su alcance nada de lo que constituía en otro tiempo la vida inmediata, con sus limitadas satisfacciones.

PDF

Add comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *